La Fiscalía General de Colombia ordenó el lunes la captura de tres efectivos del Ejército y un civil por la muerte de tres sindicalistas en el oeste del país, que de acuerdo con los militares murieron en un combate, pero que según los sindicatos fueron capturados y luego ejecutados.

"Las pruebas técnica-científicas, las versiones testimoniales y las declaraciones obtenidas durante las investigaciones previas sustentan la determinación de apertura formal del proceso," dijo un comunicado de prensa de la Fiscalía.

La muerte de los tres dirigentes sindicales ocurrió el pasado 5 de agosto en una zona rural del municipio de Saravena, 350 kilómetros al noreste de Bogotá, en el departamento de Arauca, fronterizo con Venezuela.