Líderes del sindicato de US Airways rechazaron la última propuesta de contrato, socavando el intento de la aerolínea de evitar declararse en quiebra por segunda vez.

La empresa trata de reducir costos laborales por 800 millones de dólares, incluyendo 295 millones en beneficios y salarios de los pilotos.

La acción se enmarca en un plan de ahorro de costos destinado a evitar que US Airways caiga en el incumplimiento del pago de préstamos garantizados, a fin de mes.

Tras rechazar la propuesta, autoridades del sindicato dijeron que no hay certeza de que las negociaciones continúen.

Desde su recuperación de la protección de bancarrota en el año 2003, US Airways ha sido afectada por los elevados precios de la gasolina y por la competencia de empresas que mantienen costos más bajos.