Un destacado cardenal del Vaticano dijo el martes que el terrorismo era una nueva guerra mundial y que combatirlo podía originar la pérdida de algunas libertades civiles.

"Hemos entrado en la Cuarta Guerra Mundial," dijo el cardenal Renato Martino, director del Consejo del Vaticano para la Justicia y la Paz, añadiendo que creía que la Guerra Fría fue la tercera.

"Creo que estamos en medio de otra guerra mundial," dijo en declaraciones publicadas el martes en periódicos italianos.

"E implica absolutamente a todo el mundo porque desconocemos qué ocurrirá cuando abandonamos un hotel, subimos al autobús, cuando vamos a una cafetería. La guerra se sienta junto a todos y cada uno de nosotros," dijo.

"Cada país tiene que poner en marcha el mejor método policial posible y esto, naturalmente, podría afectar a algunas libertades personales. Los estados tienen que llevar a cabo una política defensiva," dijo.

Martino, que fue durante muchos años embajador de Juan Pablo II ante las Naciones Unidas, se opuso a la guerra en Irak y el año pasado criticó el trato que Estados Unidos dio al ex dirigente iraquí Saddam Hussein tras su captura.

Martino dijo en aquel momento que las fuerzas estadounidenses habían tratado a Hussein "como a una vaca."