Un alcalde opositor de Caracas, acusado de incitar a la violencia contra la embajada de Cuba durante el golpe de estado de 2002 que derrocó brevemente al presidente Hugo Chávez, fue puesto en libertad condicional el lunes por un tribunal venezolano a la espera de su juicio.

Henrique Capriles, alcalde del municipio Baruta de Caracas, ha dicho que irá a juicio por cargos que abarcan quebrantamiento de principios internacionales, privación ilegítima de la libertad, violencia, abuso de funciones, intimidación pública agravada y daños a la propiedad.