El presidente George Bush y su contrincante del Partido Demócrata, el senador John Kerry, están concentrando sus campañas políticas esta semana en los “estados indecisos” que podrían decidir el resultado de la elección presidencial del 2 de noviembre.

Hoy lunes es el Día del Trabajo aquí en Estados Unidos, el feriado anual de los trabajadores que también marca el tradicional comienzo de campañas proselitistas para los comicios presidenciales.

Kerry enfatizará interés en la salud económica de Estados Unidos y en la necesidad de crear más empleos para los trabajadores estadounidenses, a medida vista los estados donde la diferencia de votos probablemente sea especialmente estrecha como Virginia Occidental, Pensilvania, Minnesota, Iowa y Ohio.

Bush hizo campaña el domingo en Virginia Occidental, su octava visita a ese estado este año y seguramente no la última. El presidente está hoy en Missouri.

Encuestas de opinión pública muestran un ascenso en la popularidad de Bush después de la Convención Nacional Republicana. Las actuales investigaciones muestran al presidente Bush en ventaja sobre el senador Kerry por 10 a 11 puntos porcentuales, margen significativo, según analistas, que se anticipa probablemente se reduzca a medida progresan las campañas hacia la elección del dos de noviembre.