El ex presidente estadounidense, Bill Clinton, será sometido a una operación caríada de bypass este lunes, después que una serie de análisis revelaran que tenía bloquedas por lo menos tres arterias coronarias.

Clinton fue internado en un hospital del la ciudad de Nueva York el viernes, después que dijo haber sentido dolores en el pecho y dificultad para respirar.

Se espera que el ex mandatario de 58 años de edad se recupere totalmente, pero operación reducirá su campaña en apoyo del nominado candidato presidencial por el Partido Demócrata, el senador John Kerry.

La operación de bypass es necesaria cuando una o más de las arterias que llevan sangre y oxígeno al corazón están bloqueadas con a sustancias grasas que no puden ser removidas sin que se hagan procedimientos invasivos.

Durante la operación, los cirujanos crean un desvío alrededor del bloqueo, restaurando el riego sanguíneo al músculo cardíaco, aliviando el dolor en el pecho y disminuyendo el riesgo de ataques cardíacos.