Millones de escolares franceses iniciaron el nuevo año lectivo bajo una controversial ley que prohibe el uso de velos musulmanes y otros símbolos religiosos en las escuelas estatales.

Las autoridades informaron que el primer día transcurrió sin novedades, pese a la preocupación por dos periodistas franceses a quienes militantes islámicos en Irak han amenazado con dar muerte a menos que la ley sea anulada.

Voceros del gobierno francés dijeron que solo unas pocas niñas acudieron a la escuela usando los velos tradicionales.

La Unión de Organizaciones Francesas Islámicas, uno de los mayores grupos musulmanes de Francia y abierto crítico de la nueva ley, exhortó a las jóvenes a no violar la ley.

La medida también se aplica a las denominadas “quipót o yámekas” y a las grandes cruces cristianas. Sin embargo, muchos de los cinco millones de musulmanes franceses creen que los velos son el principal objetivo de la ley.