El presidente de México exhortó a sus opositores políticos a dejar de lado sus diferencias y poner fin al estancamiento entre el presidente de la República y el Congreso Nacional.

Anoche, durante su discurso anual sobre el estado de la nación ante la asamblea legislativa, el presidente Vicente Fox Quesada invitó sus opositores políticos a iniciar una tregua.

El discurso fue recibido con desprecios y burlas. Las ruidosas protestas de los diputados de oposición obligaron al mandatario mexicano, líder del Partido de Acción Nacional (PAN), a interrumpir su discurso varias veces.

El Congreso mexicano es controlado por el Partido Institucional Revolucionario (PRI), y se ha dedicado de bloquear o disminuir la mayor parte de la legislación introducida por el presidente. Según Fox, los legisladores deben trabajar conjuntamente para aprobar las reformas necesarias.

En su discurso, el gobernante subrayó la recuperación económica nacional y se comprometió a continuar creando empleos. Igualmente, aseguró que continuaría sus esfuerzos por mejorar la situación de los derechos humanos.