Funcionarios dijeron que hombres armados que mantienen a cientos de rehenes en una escuela en el sur de Rusia han liberado a 26 mujeres y niños.

Anteriormente, se escucharon dos explosiones frente a la escuela en la población de Beslan, en Ossetia del Norte. Se vieron enormes columnas de humo sobre el edificio.

Informes dicen que un automóvil se incendió, pero las circunstancias no están claras.

El presidente Vladimir Putin ha descartado por ahora el uso de la fuerza para poner fina la crisis, indicando que la principal meta es salvar las vidas de los rehenes.

El líder ruso postergó un viaje a Turquía para hacerse cargo personalmente de la situación.

Los hombres armados atacaron la escuela el miércoles y algunos de los atacantes, según se indicó, usaban cinturones con explosivos.