El enviado especial de las Naciones Unidas para Sudán, Jan Pronk, presentará hoy jueves al Consejo de Seguridad su informe respecto a la situación en la convulsionada región sudanesa de Darfur.

El Consejo recibió ayer un informe sobre Sudán enviado por el secretario general de las Naciones Unidas, Kofi Ánnan, quien lo hizo basándose en observaciones de Ponk sobre los hechos que observó durante la gira que realizó por Darfur.

El informe dice que el gobierno de Sudán ha hecho “algunos progresos” en terminar con los ataques de las milicias árabes en Darfur, pero los civiles aún están en riesgo.

Ánnan dijo que no se recomiendan sanciones, pero convocó a desplegar una gran fuerza de paz en el occidente de Sudán, tan pronto como sea posible.

Reaccionando a los informes, el embajador de Sudán, Elfaith Mohamed Erwa dijo que Jartum había mejorado la situación humanitaria y de seguridad en Darfur recientemente.

Más de 300 soldados de Ruanda y Nigeria están protegiendo a quienes monitorean el cese al fuego. Pero Jartum ha resistido las propuestas de que sean enviada una gran fuerza de paz.