Las autoridades de Rusia aumentaron la seguridad en todo Moscú después que una mujer suicida con bomba provocó la muerte de 10 personas e hirió a otras 51, en una enorme explosión ocurrida fuera de una estación del tren subterráneo.

El grupo extremista islámico autodenominado Birgadas Islambouli reclamó la responsabilidad del ataque de ayer, diciendo que mismo fue en apoyo de los separatistas musulmanes en Chechenia.

El mismo grupo se hizo responsable de los ataques con bomba en pleno vuelo contra dos aviones rusos de pasajeros a principios de la semana pasada, causando la muerte de 90 personas.

Ninguna de las reivindicaciones pudo ser verificada. Investigadores creen que mujeres suicidas chechenas podrían haber provocado la caída de los aviones.