La policía de Nueva York arrestó a cientos de manifestantes ayer martes, el segundo día de la Convención Nacional Republicana.

En varias localidades de la ciudad fueron arrestadas entre 900 y más de mil personas.

En el punto de los ataques del 11 de septiembre, fueron detenidas unas 200 personas, otras fueron detenidas en Union Square y en la Biblioteca Pública de la ciudad de Nueva York.

Los manifestantes, muchos de ellos activistas contra la guerra, habían planificado una gran marcha a Madison Square Garden, la sede de la convención Republicana. Pese a que la policía había convenido en permitirles marchar en las aceras, muchos fueron arrestados.

Los arrestos del martes contrastaron con otra marcha que el día domingo, en vísperas de la convención, concentró a cientos de miles de personas, quienes protestaron pacíficamente las políticas de la administración Bush.