La Asamblea Nacional interina de Irak prestó juramento este miércoles, mientras se mantiene la violencia en el país.

Los 100 miembros de la Asamblea, que representa la diversidad étnica y religiosa del país, serán quienes supervisarán al gobierno hasta las elecciones de enero.

Poco antes de que el cuerpo deliberante se reuniera, una mortal explosión de mortero se produjo en las cercanías, causando la muerte de un civil iraquí.

El ex aliado del Pentágono, Ahmed Chalabi, dijo que escapó a un intento de asesinato en su contra cuando se dirigía hacia el lugar donde se reunía la Asamblea, al ser atacado por hombres armados que dispararon contra su caravana hiriendo a dos guardaespaldas.

Mientras tanto, las conversaciones entre el gobierno y la milicia de Moqtada al Sadr para poner fin a los combates en el barrio de Bagdad conocido como Ciudad Sadr, se estancaron debido a que el gobierno rechazó el pedido de los milicianos de que las tropas de Estados Unidos abandonaran el convulsionado barrio.

En la norteña ciudad de Mosul en tanto, un iraquí fue muerto y por lo menos otros once fueron heridos en un mortal ataque contra un edificio del gobierno.