El gobierno de Colombia ofreció liberar a 50 rebeldes marxistas encarcelados a cambio de un número igual de rehenes en manos del grupo rebelde, Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

La oferta representa un cambio importante en la política del gobierno del presidente Álvaro Uribe, quien hasta ahora se había opuesto a cualquier intercambio con las FARC.

Funcionarios anunciaron la oferta el miércoles, pero indicaron que había sido entregada al grupo rebelde a través de intermediarios suizos el 23 de julio.

Un vocero del gobierno dijo que a ningún rebelde liberado se le requeriría abandonar Colombia, sólo se le colocaría en un programa de rehabilitación para asegurarse de que no volvería a unirse a la insurgencia.

Las FARC han secuestrado a cientos de personas cada año como parte de un conflicto de larga data contra el gobierno.