Los violentos enfrentamientos entre pandilleros que viven en serias condiciones de hacinamiento en la principal cárcel de El Salvador, dejaron ayer 31 muertos y 29 heridos, informó el Ministerio de Gobernación salvadoreño.

La pelea en el penal La Esperanza, situado, seis kilómetros al norte de la capital, habría estallado entre miembros de la violenta pandilla "Mara 18" y otros reos conocidos como "civiles" que luego del enfrentamiento obtuvieron de las autoridades la promesa de que los pandilleros serían trasladados a otro penal.

El enfrentamiento duró dos horas, después de las cuales los disturbios fueron controlados por grupos especiales de la policía y los guardias del penal, dijo el viceministro de Seguridad, Rodrigo Ávila.

El funcionario dijo que después de la reyerta las autoridades aislaron a más de 300 pandilleros de la "Mara 18," los que serán trasladados hoy a otra cárcel en la zona central del país.