Los abogados de la defensa que representan a cinco individuos acusados del atentado dinamitero contra el navío USS Cole en 2000 cuestionaron la evidencia presentada por la Fiscalía, incluso el origen de los explosivos y del bote usado en el ataque.

Los abogados dijeron que ni los explosivos ni el barco han sido rastreados a sus clientes.

17 marinos estadounidenses perecieron y 39 resultaron lesionados el 12 de octubre de ese año cuando dos atacantes suicidas embistieron con un pequeño bote cargado de explosivos uno de los costados del barco de guerra norteamericano en el puerto de Adén.

Los abogados también cuestionaron la acción de la fiscalía de juzgar a los seis acusados “en ausencia”.

El acusado, Abdel al Rahim Nashiri, según se informó, está bajo custodia en Estados Unidos, en un lugar no revelado. El juicio se reanudará el 25 de este mes.