El clérigo radical chiíta, Moqtada al-Sadr, envió una carta a una reunión de dirigentes religiosos y políticos en Bagdad, en la que accede a las exigencias del gobierno interino iraquí de poner fin a un levantamiento en la ciudad santa de Nayaf.

Un delegado de la conferencia leyó la misiva en voz alta, la cual fue enviada por la oficina del clérigo en Bagdad.

Al parecer, al-Sadr acepta la demanda del gobierno de desbaratar su milicia, salir de la mezquita del imán Alí y unirse al proceso político nacional. Los asistentes del clérigo musulmán no han confirmado el contenido de la carta o un posible plazo.

Esta mañana, el ministro de Defensa de Irak advirtió a los militantes chiítas que combaten a las fuerzas de la coalición en Nayaf, que deben rendirse de inmediato o enfrentarán un asalto militar en gran escala.