El referendo revocatorio de Venezuela sobre el presidente Hugo Chávez ha recibido sólida aprobación de varios jefes de estado latinoamericanos y de por lo menos un grupo internacional defensor de los derechos humanos.

Por lo menos 10 gobernantes de América Latina reunidos en República Dominicana emitieron ayer una declaración felicitando al pueblo venezolano y al presidente Chávez por la votación, la cual consideran fue democrática, pacífica y limpia.

El grupo Human Rights Watch, con sede en Nueva York, también dio a conocer un documento, ayer, en el que describe la consulta popular como un paso importante hacia el fortalecimiento del imperio de la ley en Venezuela.

Human Rights Watch señaló que Venezuela aprobó un examen histórico, probando que la nación puede enfrentar pacíficamente una crisis política, por medios legales.