El Pentágono dio más tiempo a Halliburton para justificar al ejército sus facturas por alojamiento y alimentación en Irak y Afganistán.

La decisión fue tomada dos días después de informes conflictivos sobre si la armada debería retener 60 millones de dólares mensuales en pagos a la subsidiaria de Halliburton, Kellog, Brown and Root, o KBR.

Autoridades del Pentágono dijeron que la extensión significa más tiempo para que el ejercito y la compañía revisen las facturas que KBR presentó a los militares.

Halliburton recibió más de seis mil millones de dólares en contratos para apoyar la invasión que Estados Unidos lideró contra Irak.

Pero, la empresa que antes fue dirigida por el vicepresidente Dick Cheney, es investigada por presuntamente facturar de forma excesiva al gobierno por sus servicios.