El grupo religioso con sede en Estados Unidos, conocido como Fundación Cardenal Kung, dio a conocer que autoridades chinas detuvieron a ocho sacerdotes de una iglesia católica clandestina en el norte de la provincia de Hubei.

La Fundación agregó que dos estudiantes seminaristas fueron puestos bajo custodia con los religiosos en una incursión llevada a cabo el pasado seis de agosto. Se dijo que todos están arrestaos en un centro de detención en Baoding.

Funcionarios chinos no han confirmado los arrestos, que de acuerdo a la Fundación ocurrieron durante la noche.

Por lo menos 19 clérigos de la iglesia católica clandestina están en varias cárceles chinas, la mayoría en Hubei.

Si bien el gobierno de Beijing permite casa de oración autorizadas, se dice que millones asisten secretamente a servicios litúrgicos católicos.