El gobierno de Arabia Saudita, molesto por las críticas sobre su participación en la lucha contra el terrorismo, lanzó una campaña radial en 19 ciudades estadounidenses, citando el informe de la Comisión del 11 de Septiembre, como prueba de que ha sido un aliado leal en la lucha contra al-Qaida.

Los dos comerciales citan la conclusión de la Comisión, que indica que el gobierno saudita no financió a al-Qaida.

Uno de los avisos cita una parte del reporte, donde se destaca que Arabia Saudita desbarató una conspiración en 1998 para atacar a fuerzas estadounidenses, el otro, cita otra conclusión del documento, en la que se indica que ningún saudita fue expulsado de Estados Unidos después de los ataques del 11 de septiembre de 2001.

No obstante, los comerciales no incluyen ni se refieren a las críticas que hace la comisión contra Arabia Saudita, nación a la que el reporte se refiere como “un aliado problemático en la lucha contra el extremismo islámico”, dice que las escuelas islámicas financiadas por el gobierno saudita han sido explotadas por extremistas y que, aunque la cooperación de Arabia Saudita contra el terrrorismo ha mejorado después de los ataques del 11 de septiembre, todavía existen problemas significativos.