El Ministerio del Interior de Irak informó que por lo menos siete personas perecieron y otras 40 resultaron lesionadas en un ataque con morteros en el centro de la ciudad de Bagdad.

El asalto, que ocurrió en un distrito comercial capitalino, también causó daños a edificios y varios vehículos. Anteriormente, las autoridades habían informado que el estallido fue causado por un coche-bomba.

El atentado sucedió cuando se llevaba a cabo una conferencia nacional de dirigentes políticos y religiosos en la capital iraquí para escoger un consejo provisional de 100 miembros que conduzca a la nación hasta que se celebren las elecciones generales el año próximo.

Dirigentes iraquíes habían decidido enviar una delegación a Nayaf para tratar de poner fin al callejón sin salida entre las fuerzas conducidas por Estados Unidos y milicianos leales al clérigo radical chiíta Maqtada al Sadr.

Sin embargo no está claro cuando viajará la delegación a la ciudad sagrada chiíta, donde hoy surgieron nuevos enfrentamientos armados.