En Guatemala, un juez autorizó que se excaven varias fosas en las instalaciones que ocupó una base militar en las que se supone hay decenas de osamentas de ex guerrilleros y campesinos ejecutados en el pasado conflicto armado, informó el domingo una fuente humanitaria citada por la agencia de noticias AP.

El Grupo de Apoyo Mutuo (GAM), que reúne a familiares de desaparecidos y ejecutados en la guerra, indicó en un comunicado que un juzgado autorizó la excavación de 30 fosas de 10 metros cuadrados en la base de Ixcán, en el norteño departamento del Quiché.

Esta es la más grande base del país, ubicada en una de las zonas que registró los más cruentos choques entre las ex guerrillas marxistas y los castrenses.