Un juez en Kabul declaró en receso por una semana en el juicio a tres estadounidenses acusados de secuestrar a ciudadanos afganos que consideraban terroristas.

El juez Abdul Baset Bakhtyari suspendió hoy lunes el proceso para que los hombres puedan preparar el caso basado en información decomisada que recientemente fue devuelta por las autoridades estadounidenses.

El líder del grupo, Jonathan Idema, rindió testimonio previamente en el cual reveló que agentes afganos decomisaron y entregaron a la embajada estadounidense 200 cintas de video, 500 páginas de documentos y más de 800 fotografías.

Según él, los objetos constituían prueba de que el secretario de Defensa de Estados Unidos, Donald Rumsfeld, conocía de las acciones del grupo.

El juez actuó después de que un abogado estadounidense que asesora al jurisconsulto afgano de la parte demandada declaró al tribunal que acababa enterarse en el último día que las pruebas habían sido devueltas por investigadores estadounidenses a autoridades afganas. En caso de ser declarados culpables, los hombres pueden enfrentar condenas de hasta 20 años de cárcel.