Autoridades iraquíes reunidas para elegir una asamblea interina acordaron enviar una delegación a Nayaf, con el objeto de persuadir al clérigo radical chiíta atrincherado en esa ciudad que cese los enfrentamientos con las tropas estadounidenses.

La incesante lucha entre los seguidores de Moqtada al-Sadr y las fuerzas norteamericanas en Nayaf ha dominado la convención de Bagdad, donde mil 300 dirigentes políticos y religiosos participan en una conferencia nacional.

La delegación tratará de entregar una carta al clérigo, en la cual le exhorta a abandonar la mezquita en la que se refugia y a convertir su ejército privado en una organización política. Moqtada al-Sadr ha dicho que luchará hasta la muerte.

Cientos de seguidores del líder insurgente chiíta han muerto en los enfrentamientos de los últimos 12 días en Nayaf. Tres soldados norteamericanos perdieron la vida en el área ayer domingo.