La tormenta tropical Earl causó fuertes lluvias y violentos vientos que derribaron árboles y techos el domingo en Granada, en el este del Caribe, donde cientos de personas debieron buscar refugio en albergues. No se informó de heridos.

Las autoridades de Saint Vincent y las Granadinas también informaron de daños materiales y los aeropuertos fueron clausurados temporalmente.

La meteoróloga Jamie Rhome, del Centro de Huracanes de Estados Unidos,dijo a la agencia Associated Press que la tormenta tropical Earl podría convertirse en huracán en los próximos días, amenazando áreas comprendidas entre la Península de Yucatán en México y Belize, hasta el Golfo de México.

Agregó que Jamaica y partes de Cuba podrían ser afectadas previamente.