Los italianos seguían con sus vidas como un domingo cualquiera a pesar del cumplimiento del plazo dado por los terroristas para que Italia se retire de Irak.

El grupo terrorista Brigadas Abu-Hafs al-Masri amenazó con desatar una guerra sangrienta contra Italia si el domingo no eran retiradas las tropas que tienen desplegadas en Irak.

La amenaza del grupo fue dada a conocer a través de Internet, pero no pudo ser confirmada.

El ministro del Interior de Italia, Giuseppe Pisanu dijo ayer que la amenaza no podía ser desestimada, pero agregó que Italia no sería intimidada.

El funcionario afirmó que el gobierno confía en el incremento de las medidas de seguridad que ha realizado.