Una corte superior de California anuló más de cuatro mil matrimonios entre parejas del mismo sexo y falló que la ciudad de San Francisco no tiene autoridad legal para permitir este tipo de casamientos.

Hace seis meses, el alcalde de la ciudad Gavin Newsom concedió permiso para que personas del mismo sexo soliciten y reciban licencias de matrimonio.

La decisión provocó una ola de casamientos expeditos durante un mes entre parejas lesbianas y homosexuales, hasta que una corte ordenó en marzo pasado que se pusieran fin a esas ceremonias.

La cuestión del matrimonio entre parejas del mismo sexo, y si debe ser proscrito por la ley, estará en la boleta electoral de varios estados para la elección presidencial de noviembre.

El presidente Bush ha pedido una enmienda constitucional que prohibiría los matrimonios entre lesbianas y homosexuales en todo el país.