Asesores del clérigo radical chiíta, Moqtada al-Sadr afirmaron que resultó herido en combates en Nayaf, aunque sus heridas no ponen en peligro su vida.

Sin embargo en Bagdad, funcionarios del gobierno afirmaron que el clérigo no resultó herido.

Ninguna de las dos versiones pudo ser confirmada de manera independiente y se desconoce el paradero de al-Sadr. Autoridades iraquíes señalaron que el clérigo no será arrestado si se rinde.

Líderes locales iraquíes estarían tratando de negociar una tregua para poner fin a los enfrentamientos entre militantes leales a Moqtada al-Sadr y Estados Unidos y las fuerzas iraquíes.

El derramamiento de sangre en Nayaf ha sido contínuo, durante más de una semana.

Los extremistas se encuentran refugiados en la mezquita Imam Alí, unos de los sitios más sagrados del islamismo. Fuerzas iraquíes y estadounidenses bloquearon todo acceso al complejo.