La tormenta tropical Bonnie está arribando a las costas de la peninsula del estado de Florida, con lluvias, vientos y tormentas eléctricas, mientras continúan la evacuación en los cayos del suroeste floridano en previsión del arribo del Huracán Charlie.

Mientras tanto, el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos mantiene la alerta de huracán y de tormenta tropical para ambos eventos en el sureño estado de Florida.

Según el Instituto Meteorológico Nacional, es probable que el volumen de lluvias asociadas con el huracán Charley provoque inundaciones repentinas y deslaves, “capaces de amenazar vidas”.

El centro de huracanes también advirtió sobre posibles tornados aislados en Florida y el sur de Georgia.

Previamente, el gobernador de Florida, Jeb Bush, declaró estado de emergencia, mientras los residentes del lugar esperan la llegada de las dos poderosas tormentas tropicales que se desplazan hacia esa región.

La tormenta Bonnie se acerca desde el Golfo de México con un centro desorganizado dicen los expertos y con vientos de 85 kilómetros por hora.

El huracán Charlie avanza hacia el norte sobre el mar Caribe después de azotar Jamaica con lluvias torrenciales y fuertes vientos que alcanzan velocidades de 140 kilómetros por hora, pero el viernes llegaría a tierra en Florida con vientos de hasta 170 kilómetros por hora.