Soldados de Estados Unidos, respaldados por tanques y aviación, tomaron hoy control del centro de la ciudad santa de Nayaf, en un gran asalto contra rebeldes chiítas, pero se mantuvieron alejados de un lugar sagrado para millones de seguidores de esa rama del Islam.

Aviones de combate y helicópteros Apache atacaron posiciones de la milicia en un cementerio próximo a la mezquita del imán Alí, desatando protestas al menos en otras dos ciudades, mientras la insurrección en la que han muerto cientos de personas en el centro y sur de Irak entraba en su segunda semana.

Al menos 72 personas murieron y 148 resultaron heridas este jueves en ataques aéreos de Estados Unidos y combates entre la policía iraquí y milicianos chiítas en Kut, al sur de Irak, dijo un funcionario del Ministerio de Salud iraquí.

Otras 25 personas murieron en enfrentamientos en Bagdad y 21 más en otras ciudades en las últimas 24 horas, añadió. No había datos de víctimas de la ofensiva de Nayaf.