En Nayaf, el ejército de Estados Unidos anunció que se prepara junto a fuerzas iraquíes para efectuar un ataque a gran escala contra partidarios armados del clérigo radical chiíta, Moqtada al-Sadr.

Mientras tanto, al hacer declaraciones para la televisión árabe el vicepresidente interino de Irak, Ibrahim al-Jaafari invitó a las fuerzas de la coalición multinacional liderada por Estados Unidos a abandonar Nayaf, para que solamente las tropas iraquíes defiendan a la ciudad sagrada chiíta.

Más lejos y al este, en Amara, soldados británicos se enfrentaron anoche con otros milicianos. Por lo menos 10 rebeldes resultaron muertos, según se informó.

Asimismo, el noreste de Bagdad, en Mahmodiya, por lo menos seis iraquíes perecieron y otros 10 resultaron heridos en la explosión de una bomba cerca de un mercado congestionado.

Como parte de un día sangriento, un líder del más importante movimiento chiíta de Irak, el Consejero Supremo de la Revolución Islámica en Irak fue muerto de un disparo.