Italia está aumentando las medidas de seguridad en sus principales ciudades, cuando se acerca la fecha tope dada por extremistas islámicos para atacar al país si las tropas italianas no abandonan Iraq.

Las medidas de seguridad se han hecho más estrictas en Roma, Venecia, Florencia y otras ciudades, especialmente en torno a los monumentos, museos de arte y plazas.

Se han tomado precauciones de seguridad adicionales y se han instalado detectores de metales en el Vaticano.

Un mensaje aparecido en la internet a nombre de un grupo autodenominado Brigadas Abu Hafs al-Masri que dice estar conectado a al-Qaida, advirtió a Italia la semana pasada que retirara sus tropas de Iraq antes del 15 de agosto si no quería enfrentar ataques.

Las autoridades italianas no han verificado la autenticidad de la advertencia, pero señalaron que cualquier amenaza debe ser tomada en serio.