El Departamento de Seguridad del Territorio Nacional de Estados Unidos otorgó nuevos poderes a agentes de patrulla para deportar inmediatamente a los extranjeros indocumentados.

La nueva regla se aplica a inmigrantes sin documentos capturados dentro de 160 kilómetros de las fronteras con México y Canadá, durante sus primeros 14 días de permanencia en territorio estadounidense.

El Departamento indicó que a los capturados se les negará audiencia ante un juez de migración, a menos que se compruebe que tienen “temor verosímil” de regresar a su país de origen.

La política de deportación rápida ya se aplica a los inmigrantes indocumentados detenidos en puertos marítimos y aéreos.

Mientras tanto, los mexicanos que portan tarjetas oficiales para cruzar la frontera pueden ahora quedarse en Estados Unidos hasta por 30 días, mas que el límite anterior que era de tres días solamente.

La funcionaria de migración, Asa Hutchinson señaló que la nueva política tiene el propósito de premiar a las personas que obedecen las normas migratorias norteamericanas y remover del país a las que no lo hacen.