Un destacado grupo de derechos humanos dio a conocer que las Fuerzas Armadas de Sudán y las milicias árabes pro gobierno continúan cometiendo atrocidades contra los civiles en la occidental región de Darfur a pesar de la promesa hecha por el gobierno de Jartum de que pondría fin a la violencia.

En su nuevo informe, Human Rights Watch indica que los hombres continúan siendo atacados y las mujeres y niñas en las áreas rurales y en los pueblos son violadas en forma rutinaria, así como en los campos bajo control gibernamental.

El informe también acusó al gobierno de Sudán de incorporar a la milicia árabe a la policía y a las fuerzas de seguridad en Darfur, pero el gobierno de Sudán rechazó las acusaciones.

Un funcionario de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) de la ONU, acusó ayer al gobierno sudanés de recientes ataques con helicópteros contra Darfur, cargos que fueron negados por Jartum.