Un ataque con coche bomba dejó heridas hoy a por lo menos 13 personas y terminó con la vida de un palestino, en un puesto militar israelí en las afueras de Jerusalén.

El grupo extremista palestino Brigadas de los Mártires de Al Aqsa se responsabilizó del atentado.

Entretanto, fuerzas israelíes se retiraron de un campamento de refugiados en Gaza, tras una operación nocturna que dejó a una serie de palestinos heridos y destruyó edificios.

Funcionarios israelíes afirmaron que las tropas se retiraron de Khan Younis al amanecer, tras demoler cerca de una docena de edificios abandonados, utilizados por extremistas para atacar israelíes.

Los palestinos señalaron que por lo menos 15 personas resultaron heridas cuando un helicóptero israelí disparó un misil contra el campamento.