Un influyente senador de Estados Unidos rechazó el informe de una misión de la Unión Europea en el occidente de Sudán que señaló que la matanza en Darfur no fue genocidio.

El dirigente de la mayoría del Senado, Bill Frist, dijo que la semana pasada se reunió en Chad con refugiados de Darfur, quienes claramente describieron la violencia como genocidio.

El político no viajó a la región de Darfur donde observadores de la Unión Europea condujeron su misión.

El senador Frist señaló que el gobierno sudanés pudo haber actuado inmediatamente para frenar los ataques contra civiles por parte de extremistas árabes en la región. Agregó que los esfuerzos del gobierno por desarmar a los combatientes no requerían mas de 30 días.

El Consejo de Seguridad de la ONU dio a Sudán 30 días para poner fin a la violencia en Darfur o enfrentar acciones internacionales no especificadas.