Vándalos pintaron graffitos antisemíticos en una 60 tumbas de un cementerio judío en la ciudad de Lyon al sudeste de Francia. El presidente francés, Jacques Chirac condenó la profanación y prometió castigar duramente a los culpables. Autoridades dijeron que en el más reciente de estos incidentes ocurridos en Francia, las lápidas fueron profanadas con símbolos de svatsikas y frases que glorifican al dictador nazi Adolf Hitler.

Pese a una serie de medidas del gobierno, los actos antisemitas y de racismo se han incrementado en Francia en años recientes.

En el país galo viven unos 600 mil judíos y cinco millones de musulmanes, las más grandes comunidades judía y musulmana de Europa.