Un nuevo proceso judicial del único presunto terrorista acusado de estar involucrado en los ataques del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos se inició este martes en Hamburgo, Alemania.

El ciudadano marroquí Mounir el Motassadeq fue acusado el año pasado de haber colaborado con una célula terrorista de al-Qaida con sede en Hamburgo que participó en los ataques.

Pero su procesamiento quedó sin efecto en marzo, cuando una corte de apelaciones resolvió que el juicio fue injusto porque a la defensa se le negó la posibilidad de interrogar a dos testigos presuntamente terroristas, que Estados Unidos mantiene detenidos.

La defensa también alega que cualquier evidencia proveniente de los dos hombres debería ser considerada como bajo presión, lo que la haría inadmisible en los tribunales.

A medida que avanza el proceso, el juez a cargo subrayó que el tribunal no se dejaría influir por las expectativas del gobierno ni de la opinión pública.