Los 22 miembros de la Liga Árabe dijeron que Sudán necesita más que los 30 días otorgados por Naciones Unidas para desarmar a las milicias árabes y restablecer la seguridad en la región de Darfur, desolada por la violencia.

La fecha límite aplicada a Sudán fue fijada por el Consejo de Seguridad de la ONU en una resolución aprobada el 30 de julio, con la amenaza de aplicar medidas punitivas en caso de que continuaran las violaciones a los derechos humanos.

Los ataques de milicias árabes respaldados por el gobierno contra los aldeanos de raza negra en el sur de Sudán han causado la muerte a decenas de miles de personas desde comienzos del año pasado.

Los miembros de la Liga Árabe afirmaron en Cairo el domingo que cualquier sanción económica o diplomática impuesta contra Jartún sólo afectaría al pueblo sudanés y agravaría la crisis de Darfur.