La policía paquistaní está investigando dos explosiones que causaron la muerte a por lo menos ocho personas cerca de una escuela religiosas sunitas en Karachi.

Estudiantes seminaristas y un niño figuran entre los muertos. Decenas resultaron heridos después de las explosiones del domingo en la noche. Las dos bombas estallaron a pocos minutos de diferencia frente a la escuela islámica.

Ningún grupo ha asumido la responsabilidad por los ataques.

Por otra parte, Paquistán ha asumido la custodia de un alto comandante de al-Qaeda buscado por dos intentonas de asesinato contra el presidente Pervez Musharraf en este año.

Qari Saiffulah Akhtar fue entregado por Emiratos Árabes Unidos a Paquistán, poco después de que fuera arrestado en Dubai. Según autoridades paquistaníes, se conoce que estuvo en contacto con Osama bin Laden, jefe de la red terrorista al-Qaeda, y el líder fugitivo del Talibán, Mullah Omar.