El primer ministro israelí, Ariel Sharon, suspendió temporalmente la construcción de más de mil nuevas viviendas en por lo menos cuatro asentamientos judíos en Cisjordania.

Según fuentes del gobierno israelí, se están revisando los planes para asegurar el cumplimiento de un acuerdo de entendimiento con Estados Unidos que limita la construcción de viviendas a las áreas donde existen colonias.

Entre los proyectos suspendidos están la construcción de 200 nuevas viviendas en el importante asentamiento Ariel de Cisjordania, y 600 unidades en la colonia Maale Adumin, cerca de Jerusalén.

La semana pasada Estados Unidos exhortó a Israel que cumpla con el plan de paz internacional, conocido como “la hoja de ruta”, el cual establece el fin de la actividad de asentamientos en los territorios ocupados.

Sin embargo, un vocero del Departamento de Estado, evitó criticar la expansión en Maale Adumin.