El primer ministro australiano, John Howard y sus partidarios en el Parlamento fueron criticados por un grupo del ex altas autoridades, quienes acusaron a su gobierno de mentir acerca de la guerra con Irak.

En una carta abierta dada a conocer el domingo, 43 ex jefes de Defensa y diplomáticos dijeron que el electorado australiano había sido engañado acerca de las razones para unirse a la coalición liderada por Estados Unidos.

Hablando en una radio australiana este lunes, Howard devolvió el golpe, diciendo que todos los que firmaron la carta se habían retirado antes de los ataques terroristas del 11 de setiembre de 2001 y que eran antiguos críticos de la política exterior del gobierno.

Uno de los legisladores del partido, Deanne Kelly se refirió al grupo como “diplomáticos mareados por el daiquiri” y dijo que el mundo había cambiado desde lo que llamado “la zona de confort en la que ellos viven”.

El legislador Keven Rudd, del opositor partido Laborista se refirió a lo que llamó “clásica arrogancia” y dijo que Howard intentaba una maniobra para eludir la responsabilidad por sus acciones.