Los precios del crudo marcaron nuevos récords este viernes al subir cerca de los 45 dólares por barril después de que un incendio en la tercer refinería estadounidense pusiera de manifiesto la vulnerabilidad de los suministros en momentos en que la demanda mundial crece a su mayor ritmo en 20 años.

El crudo ligero estadounidense avanzó 36 centavos respecto al jueves, hasta 44 dólares con 77 centavos el barril, su mayor nivel desde que se lanzaron los futuros en la Bolsa de Valores de Nueva York en 1983.

El crudo Brent de Londres subió a 41 dólares con 50 centavos el barril, también marcando un récord desde que comenzó a comercializarse en 1988.

La última de una serie de alzas registradas esta semana se produjo después de que un incendio originara el cierre temporal de la unidad de producción de gasolina de la planta de la petrolera BP en Texas, la tercera refinería de Estados Unidos.

Las llamas fueron extinguidas rápidamente sin que se produjeran heridos.