Autoridades de transporte en Estados Unidos pidieron a las aerolíneas nacionales que reduzcan el número de vuelos que usan el aeropuerto de O’Hare en Chicago, uno de los principales centros de conexión de vuelos internacionales y nacionales, para reducir los crecientes retrasos que reporta.

El secretario de Transporte, Norman Mineta, habló el miércoles en Washington a un grupo de ejecutivos de aerolíneas.

El funcionario destacó que O'Hare registró 58 mil 600 retrasos en lo que va del año, más de lo que reportó para la totalidad de 2000 a 2002 anualmente.

Recordó que los retrasos dejan a los pasajeros varados, a veces durante horas, y perjudican al mundo de los negocios así como al sistema de aviación.