Los subsidios que otorga la Unión Europea al azúcar son contrarios a las normas del comecio internacional, según un fallo de la Organización Internacional del Comercio.

La resolución favorece la posición de Brasil, país que junto a Australia y Tailandia, denunció la práctica europea.

En un fallo preliminar, la OMC señaló que la Unión Europea viola los límites aceptables para subsidios a la exportación, perjudicando a los productores de los países en desarrollo, ya que bajan artificialmente los precios.

Por su parte, Brasil expresó satisfacción ante el fallo de la OMC.