Ecuador decidió abrir por 60 días la pesca del pepino de mar, en las Islas Galápagos, con una serie de regulaciones destinadas a proteger la especie, amenazada por un creciente comercio ilegal.

El gobierno ecuatoriano adoptó la decisión la noche del martes, tras imponerse en una disputa legal son los pescadores artesanales que operan en las islas y que trataban de conseguir la captura libre del equinodermo.