Fuerzas israelíes asumieron posiciones en las afueras de un campamento en el norte de Gaza, en una operación que según el Ejército está destinada a evitar que los extremistas disparen cohetes contra el sur de Israel.

Testigos señalaron que los soldados no ingresaron al densamente poblado campamento de Jabalya en Beit Hanoun, pero tomaron varios edificios cercanos, posicionándose en los techos.

Entretanto, la agencia de las Naciones Unidas que asiste a los refugiados palestinos afirmó que evacúa a su personal internacional de la sede en Gaza, debido a inquietudes respecto a la situación de seguridad.

El director de la Agencia de Asistencia de la ONU, Peter Hansen dijo que el persnal de la sede será reubicado temporalmente en la capital jordana, Annan.

La incursión israelí forma parte de las operaciones iniciadas luego del lanzamiento de cohetes desde Beit Hanoun y que alcanzaron el pueblo israelí de Sderot, causando la muerte de dos israelíes.