La reservista del Ejército de Estados Unidos que es el centro del escándalo del abuso de prisioneros en Irak llegará a una corte militar por segundo día este miércoles en una audiencia que decidirá si enfrentará una corte marcial.

El escándalo estalló a principios de este año, cuando se hicieron públicas las fotografías de soldados estadounidenses humillando a prisioneros iraquíes desnudos en la prisión de Abu Ghraib en Bagdad.

El martes, un investigador del Ejército testificó contra la soldado de primera clase Lynndie England frente a una corte militar de Carolina del Norte, quien dijo que ella le había dicho que habían tomado las fotos para divertirse “y que eso no era una gran cosa”.

Pero los abogados mantienen que ella está siendo usada como chivo expiatorio y que habría actuado siguiendo órdenes superiores.

England enfrenta numerosos cargos por abuso de detenidos, los cuales podrían costarle hasta 38 años en prisión y la baja deshonrosa.