Alex, el primer huracán de la temporada en el Atlántico inundó cientos de viviendas y automóviles y dejó sin electricidad a miles de personas tras su paso por los Outer Banks, una cadena de islas en Carolina del Norte.

El Servicio Nacional de Meteorología dijo a primera hora de este miércoles que Alex continúa avanzando hacia el este sobre el océano Atlántico después de desplazarse en forma paralela a la costa de las Carolinas, pero sin tocar tierra.

La advertencia de huracán fue suspendida el martes por la tarde. Sin embargo, los residentes de los Outer Banks dijeron que la tormenta dejó una gran inundación y cortes de energía, más de lo esperado.